9 de enero de 2008

Sueños frustrados. 1ª parte

Mi corazón ha recuperado su pulso normal. Mi cabeza, en cambio, sigue dando vueltas. Aún siento mareos. Mis pensamientos están inquietos. Nerviosos. Han sido seis meses de espera y mucha información que asimilar. Puede que demasiada. Fueron 90 minutos de ritmo frenético. Más de cinco acciones paralelas y un millón de sensaciones casi olvidadas, dormidas, algunas agotadas... Pero es lo que tiene el amor, sí, ese sentimiento universal que muchos conocemos pero que muy pocos compartimos y que puede con todo. Con todo y más. Porque anoche logró que renaciera en mí una pasión que pareció desfallecer el pasado mes de julio. Volvieron mis Pacos, mi Lucas y Sara y sentí que, por primera vez en mucho tiempo, mi vida volvía a estar completa.

Aquí, un resumen de los mejores momentos del capítulo gracias a El Otro lado:

www.Tu.tv

El reloj marcó las 10.30 y yo sólo pensaba en el encuentro entre Lucas y Sara en el parking. No había nada más. Ni resúmenes, ni Ruth, ni Rita, ni Pove... Sólo quería vivir esa escena, esa mirada. Y la espera se me hizo eterna. Al fin, Lucas bajo las escaleras con el torso desnudo y, en cámara lenta, su mirada se posó en Sara, subida en una camilla, a escasos metros de él. El tiempo se detuvo y sonó la música. Esa música. Mientras ambos se miraban entre el infinito caos que reinaba en la comisaría, todos los que conocemos esa melodía recordamos aquel día en la calle cuando Sara iba hacia el cole y el tito le pidió que le acompañara al aeropuerto a buscar a su sobrino... “Yo sólo iría al aeropuerto para coger un avión...”. Qué curioso es el destino. También sonó en los Cachis, cuando Sara pronunció aquel “sabes la cantidad de lugares donde podríamos ser felices tu y yo? Mira... aquí, aquí...” Sí y aquí también, en el parking, aún mareados por el cloroformo y bajo la atenta mirada de Aitor. Para ellos y para todos nosotros el mundo se llenó de felicidad y de ilusión. Ya nada podía salir mal. Ahí estaban los dos, sentaditos en la camilla como una pareja de enamorados que charlan en un banco del parque mientras comen un helado. Todo era tan normal y tan cotidiano... Tanto que creí estar en aquel piso que compartieron una vez, aquel donde se amaron día y noche. Y respiré aliviada porque supe que nada había cambiado, que a pesar de todo lo que han sufrido y perdido en los últimos meses la magia seguía ahí, más fuerte que nunca.

“Hacía tiempo que no dormíamos así, abrazados...” Sí, Sara, demasiado tiempo, pero aunque sabemos que a buen sueño no hay cama dura, todos los que comparten mis palabras desearían haber presenciado el despertar. Nada hubiera sido más especial que ese momento. Nada. Sin embargo, tendremos que conformarnos con la promesa que hizo Lucas de despertar juntos cada día y en otro continente, “no?”. Qué carita puso Lucas en ese momento. Mezcla de miedo, ternura y picardía. Un mix que Sara supo capear a la perfección convirtiéndose, por un momento, en un monje shaolín capaz de seguirle hasta los confines de la tierra por haber salvado su vida. Pero, teniendo en cuenta los precedentes de salvavidas de Lucas, acaso Sara no tendría que estar pegada como una lapa a su amado? Si al final va a ser cierto eso de “del dicho al hecho hay un trecho”. Sé que es cruel, pero es lo que pensé cuando nuestra niña contó la historia de los shaolín... Y no es justo. Desde la primera vez que los vi supe que sus vidas se pertenecían. No me hizo falta mucho para entenderlo. Pasó el tiempo y Lucas salvó la vida de su niña no una vez, sino dos. Y ella, qué hizo ella?? Pues algo más importante y fuerte en lo que no hace falta tener pistola o placa. Ella le salvó del abismo y le hizo entender que no estaba solo en este mundo. Que nadie le comprendía como ella y que estaría esperándole siempre, siempre... Hay algo más bonito que esto? Estos dos monjes shaolín velarán el uno por el otro hasta el final de sus días. Es lo que tiene el amor.

¿A Madagascar en patera, con las piernas dormidas y sin apenas sentir el culo bajo la espalda? Qué intenso Sara. Me recordó a nuestra niña, a nuestra preciosa princesa que perseguía a su tito para enamorarle y engatusarle. Anoche la volví a ver y me puso la piel de gallina. ¿Y qué decir de él? De nuevo, Lucas volvió a comérsela con la mirada, a devorarla y desearla aún más que la primera vez. Se miraron a los ojos y pasó un ángel, dos, qué digo, un escuadrón; y la magia volvió a llenar la pantalla mientras las lágrimas que creía ya secas, volvían a caer por mis mejillas.

Llegó Paco y la burbuja se evaporó. Aitor miró a Sara y no sentí pena por él. Sara miró a Aitor y supe que nunca le había querido de verdad. Acción reacción. Miradas y culpa. Culpa por no querer y culpa por querer demasiado. ¿Alguien ha dicho que el amor fuera justo?

Habitación de Sara. Suena Pignoise. Mi canción, “Yo te espero” comienza a sonar y las lágrimas se amontonan en mis retinas. Sabía que este momento llegaría.

“Con todas las ilusiones guardadas en los cajones, con mi barco entre la tempestad... Y volando con torpeza pájaros en mi cabeza, una jaula que no se abrirá. Con un chaleco antibalas por si acaso me disparan, en las nubes es donde quiero estar... Nada tengo, nada quiero, si me esperas, yo te espero, nunca caigo siempre entero, si me esperas yo te espero. Con frases inacabadas, con puñales en la espalda, con heridas por cicatrizar. Enseñándote dos caras una dulce y otra amarga, una miente otra dice verdad. Con las manos arañadas de andarme por las ramas, pellizcándome para despertar... Y es que no quiero ensuciarme las rodillas pero me muero si tu no estás y es que nunca tengo los pies en el suelo y es que siempre quiero lo que ya no tengo...”

Apenas me lo podía creer. Sara allí, sonriendo como pocas veces la había visto sonreír, soñando con su viaje, con nuestro viaje, y haciendo mil sueños realidad. Fue un momento “me gusta ser mujer” sí, pero ¿acaso no hemos sentido eso alguna vez? Su felicidad traspasó la pantalla y nos inundó a todos nosotros, a todos, hasta hacernos pensar que aquella playa existía de verdad y que íbamos a ver a Sara y Lucas en ella, amándose hasta la eternidad.

La sorpresa vino con el encontronazo en la cocina. Lola y Sara discuten y la fiera de mi niña saca, por fin, todas las verdades que guardaba dentro desde hacía tantos meses. Tengo 18 años. Déjame vivir mi vida. No eres mi dueña. Y aunque me quede aquí seguiré acostándome con Lucas ahí pared con pared aunque os reviente que le quiera. Sabes lo que creo? que vosotros ya no sois felices y que os jode que le quiera. Olé, olé y olé. Me quedé sin respiración, lo juro. Dejé de respirar durante todos los segundos que duró la escena y lloré cuando me di cuenta de que tanto esfuerzo y dolor no iba a valer la pena.

El tortazo y el click. Arrepentimiento paterno y la deseada carta blanca. Qué tarde ha llegado. Qué tarde. Los ojos de Sara fueron lo más intenso del capítulo. Qué actuación de nuestra niña, qué potencial. Jamás había visto nada así en Sarita. Jamás. Ni siquiera cuando ve a Aitor en la corrala con cara de cordero degollado. Un susurro. Un secreto. Unas palabras vacías que pican la curiosidad de mucha gente. ¿Buenos deseos? ¿Malos augurios? ¿Sentimientos ocultos? Sinceramente, esas palabras no me preocupan en absoluto. Aitor ya lo ha dicho todo y en su cabecita ya no quedan más sorpresas. Él va de frente, siempre de frente. Y a partir de ahora irá a por Carlota. ¿Acaso lo dudáis después de ese encuentro en la puerta? Sí, sí, Aitor irá a tumba abierta sí, pero a por la hermanita!

El aeropuerto. Mi corazón late desbocado mientras veo a Lucas correr al ritmo de Pignoise. Me remuevo en el asiento nerviosa, histérica, loca por ver el abrazo de nuestra pareja. Sé que va a llegar, lo sé y no quepo en mí de gozo. Por eso cuando llega me pongo de pie y pego mi cara al televisor para no perderme ni un detalle. Sara corre hacia Lucas, él hacia ella y se funden en un abrazo infinito. No puedo dejar de llorar, soy incapaz... y mientras, ellos sonríen, sonríen sin cesar esperanzados por toda la vida que les queda por delante. Y llegaron los besos. Y qué besos. Ay, se me habían olvidado ya... Qué lindos, qué bonitos por dios... Fueron besos llenos de pasión, de dulzura y de complicidad. Besos conocidos por todos y saboreados sólo por ellos dos. Parecía que el tiempo no había pasado, que el amor no tuviera fecha de caducidad y que volvíamos a estar en esa gasolinera observándoles mientras se besan con ternura apoyados en el descapotable rojo.

Te quiero. Yo también te quiero cariño. Eso nadie lo duda. Todavía no. Pero Lucas se quedó en tierra, en el suelo, gritando su nombre mientras un Guardia Civil sujetaba su cabeza. Creí morir, creí que la tierra se abría bajo mis pies y me tragaba hasta lo más profundo. Sabía el final pero no estaba preparada para contemplarlo así, indefensa. Saaaraaaa! Saraaaaa! La voz de Lucas retumba en mi cabeza y me viene a la mente el último capítulo de la segunda temporada... Lucas grita su nombre mientras Sara se aleja en el autobús flanqueada por Torres. Ahí hubo “final” feliz. Esta vez, en cambio, nos quedamos con las ganas. Sara viajó sola rumbo a Madagascar y volverá la semana que viene odiándole como nunca.

Cruel, muy cruel pero, qué esperábamos? Así se las gastan los guionistas. Tendremos que hacer caso a Lucas una vez más porque tal y como le dijo al oportunista de Mariano, EL AMOR PUEDE CON TODO.

*Son tantas cosas que decir de este capítulo que me parece que me he quedado corta. Por eso prefiero repartirlo en varias partes... Ay, es que siento que me dejo atrás tantas cosas!!! La cabeza me va a estallar. Son demasiados sentimientos que plasmar en una cabecita como la mía. Pronto abriré mi corazón una vez más.

11 comentarios:

Paula dijo...

Mylo me encanta todo lo que escribes sobre la pareja más bonita de la televisión. El caipitulo de ayer fue muy fuerte, demasiado cruel ese final que todos los fans de la serie no nos mereciamos. Todo el capitulo con miradas, ternura y deseando que llegase el momento de cojer el avion pero en un segundo el puñetero de Mariano lo estropeo todo. Queda una temporada por delante haber si estos guionistas no nos la juegan más y esta vez nos dejan con un final feliz como el que nos merecemos todos los seguidores y sobretodo ellos.
Besos
pasate por mi fotolog porfa

www.fotolog.com7pauli_loka_5

Paula

Lau! dijo...

ese momento..en el parking..es mi favorito..
el reencuentro que tanto esperabamos se produjo.. y dio la talla con creces, dieron la talla los dos..
Por un momento un monton de imagenes se alojaron en mi cabeza haciendome sentir y revivir todos esos sentimientos y momentos que tanto he hechado de menos.. esas miradas llenas de luz y de brillo, sentir que todo a su alrededor se para para observar como se aman..
uff, es que me emociono..yo tb podría estar horas y horas hablando de la historia de AMOR mas maravillosa no solo de la t.v sino del mundo...
un besito wapa

Gema dijo...

HOla Maylo¡¡¡¡ Felicidades una vez mas por tu comentario del capitulo siempre es sublime, arrebatador. La verdad es q hechaba demens todo de los pacos, la serie, lucas, sara, tus entradas al blog post-capitulo... puff cuanto tiempo...
La verdad sq todos los q leems tu blog te vams a hechar muchisimo demens cuando te vayas a China...
Los pacos no seran lo mismo sin ti.
Del capi de ayer me gustaria resaltar el momento click de Paco q parece q por fin se ha dado cuenta de sus errores e intransigencias y como no de los momentos de nuestro lucas y nuestra sara buah¡¡ ke momentazos¡¡¡ que pena que lo bueno dure tan poco...

Gema

susii dijo...

Ola mylo !! me ha encantado muchissimo tu entrada , as demostrado k no son necesarias las imagenes para relatar un momento y para hacernos sentir de nuevo lo que sentí ayer al ver el capítulo .
Ha habido un momento k hasta me emocionado !! un besito !!

susi

Anónimo dijo...

mara:

ola mylo!!!!
aixx qué capitulo el de ayer eh!! madre mia, no me lo puedo quitar de la cabeza. Todo lo que se dijeron, esas miradas y esa sintonía que sólo ellos dos son capaces de dar y recibir y que nosotros captamos a la percepción. A mi tb me recordó esa escena a la del final de la 2ª temporada, ahi lucas, incapaz y retenido por la policia por culpa de otro (en este caso mariano, puto mariano!) y sara sin enterarse!! por qué nos hacen esto?

en el adelanto de la semana q viene dieron ocmo sara volvia y lucas le daba un fuerte abrazo. Espero que sara lo entienda y lo perdone, xo lo que nos han hecho.. ya les vale! Por una vez todo estaba destinado a salir bien, y al final.,. :(

weno, de todas maneras, sabemos que tienen que acabar juntos, pero cuándo???!!!

besotes mylo..

mara**

Anónimo dijo...

ole y ole por tu comentario..como transmites las emociones que sentimos todos los fans de esta gran pareja..mi madre a menudo pasa por el comedor y cuando me ve gritar, saltar del sofa, abrazarme al cojino alguna de estas reacciones ante la pantalla me dice que estoy loca..pues k le vamos a hacer..me encanta estarlo, y me encanta k gente como tu tambien padezca esta locura, pues me haces soñar cada dia un poquito más..
gracias,

Joana

SARAY dijo...

Mylo....simplemente
IM PRESIONANTE.... como siempre!!
Ojala los guionistas leyeran todo lo que escribes... yo creo q hasta te contratarian con ellos por dios, eres buenisima!!
te vas a china otra vez? yo me voy a inglaterra, pero t leere siempre q pueda, y vere los pacos cada lunes...
sigue asi!!
besos
SARAY

Anónimo dijo...

MUY BUENAS:
PRIMERAMENTE APROVECHO PARA FELICITAROS EL AÑO NUEVO A TOD@S, ES EL PRIMER DÍA QUE ESCRIBO DESDE LAS VACACIONES.
SIENTO TENER QUE DECIR QUE EL CAPÍTULO DEL MARTES... NO ME GUSTÓ. ME DIÓ LA SENSACIÓN DE QUE LOS GUIONISTAS HAN HECHO UN "APAÑO DE MELONAR". ESA MANERA DE RESUMIR EL DESENLACE, CON PACO EN EL DIVÁN, CONTANDO SUS MISERIAS Y MEZCLÁNDOLAS CON ASUNTOS QUE A ÉL SE LE ESCAPAN.
NO, LO SIENTO, NO ME HA GUSTADO.
NO HE VIBRADO COMO OTRAS VECES.
NI MARTES Y TRECE CON SU EMPANADILLA SE HICIERON TANTOS LÍOS.
SÍ, RECONOZCO QUE TAMBIÉN LLORÉ CON LUCAS Y SARA, ME EMOCIONÉ EN ALGÚN MOMENTO, PERO... ME FALTÓ ALGO, INTENSIDAD, DEDICACIÓN, NO LO SÉ.
SÓLO SE, QUE LA SENSACIÓN QUE ME QUEDÓ AL FINAL, Y NO SÓLO PORQUE LUCAS NO COGIERA EL AVIÓN, QUE ESO YA LO SABÍAMOS, SINO POR LA PELÍCULA EN GENERAL... NO FUE AGRADABLE.
NO ME VOLVÍ LOCA Y ESO ME EXTRAÑA, YA QUE UNA NO ES QUE ESTÉ MUY CUERDA DEL TODO (ES BROMA).
ME ESPERABA MAS EMOCIÓN, MUCHA MAS, Y ME SOBRARON RELLENOS QUE METIERON Y QUE, PRECISAMENTE, EN ESTE CAPÍTULO, CREO QUE SOBRABAN.
UN BESO MUY GRANDE PARA TD@S DE:

GEMA,
Y COMO VEO QUE HAY OTRA GEMA, YO FIRMARÉ COMO:

GEMA MADRID

YA QUE DE AQUÍ SOY Y AQUÍ VIVO.
UN ABRAZO,

GEMA MADRID.

cintia dijo...

Te lo he dicho siempre, pero me encanta leerte así, ilusionada por la parejita. Lo creas o no, si te leo que estás desilusionada, a mí también me afecta, y ahora que yo también estoy contenta, me alegra verte a tí también así!

A ver qué tal el capi próximo, ojalá no nos hagan sufrir mucho...

Anónimo dijo...

Querida Mylo, como siempre decir que coincido al 10000x10000 com tus comentarios es repetirme, lo que si te voy a decir es me me he sorprendido a mi misma cuando he leido una de las frase, he abierto los ojos y la boca a lo boba porque era algo tan evidente que en el caos en el que esta sumida mi vida en estos momentos no había reparado... "volvieron mis pacos,mi Lucas y Sara y sentí que, por primera vez en mucho tiempo, mi vida volvía a estar completa."
¿¿cómo no me he dado cuenta?? creo que tanto dobupal me está agilipollando.Me da que esto ya va a ser una constante en mi vida, que los pacos se han incrustado en mi como sentimiento necesario para el buen funcionamiento de mi existencia, es como aquellas rutinas que algunas personas establecen en su vida automáticamente, no sé si me explico, en fin guapa que estamos en marcha otra vez, !!al ataque!! un beso,kay.

Rute dijo...

Hola! bueno, solo he descubierto tu blog ahora, y devo decir q me encanta!

Qería hacer una pergunta...Alguien sabe como puedo conseguir la musica de que hablas, la q suena quando lucas e sara se mirán en el parking, y en casi todas las escenas de suspense entre lucas y sara? es q m encanta desd el inicio de la serie...

Besos!!!

P.S.-perdonad el español, es q soy portuguesa...

Siempre mirando al cielo

Siempre mirando al cielo
Mylo

Todas las gotitas que mantienen viva mi esperanza...