23 de mayo de 2007

Ay pena, penita pena...


Vaya con el Caso Uriarte... Si lo sé ni enciendo la tele. Ahí estaban mis heridas del corazón, cosidas y con betadine para que no se infectaran, curadas y casi cicatrizadas. De repente, he visto la escena del pantano, he vuelto a ver esa mirada en Sara, esos ojos olvidados... y luego la escena del laboratorio y Sara llorando tras la mampara mientras Lucas se está muriendo... Lucaaaaaass! y dios... mi corazón se ha vuelto a abrir en canal, la sangre ha emanado a borbotones y el casi olvidado nudo en la garganta ha hecho una sutil aparición... Qué pena chicos, qué puta pena chicas... Me he dado cuenta de lo mucho que hemos sufrido en esta asquerosa tercera temporada, he sido consciente (una vez más) de lo mucho que ha perdido esta serie sin sus gotitas... sin el auténtico Lucas y la preciosa Sara. Siento deciros esto pero ya nada volverá a ser como antes... La segunda temporada no se repetirá, ni lluvias, ni Cachis, ni hoteles, ni nada. NADA. Sara ya no es esa niña linda que ponía en situaciones comprometidas a su tito cuando se encontraban a solas en la cocina. Lucas ya no es aquel chaval rebelde al que le daba todo igual y sólo quería a su revólver, las tías y ponerse hasta el culo de tequila. (en esto último sí, pero bueno...)TODO ha cambiado. Se acabó la inocencia, el amor puro... Ahora está corrupto, vivo, pero corrupto... y como no pase algo YA, todo aquello por lo que hemos luchado durante estos meses no servirá para NADA. Y eso... duele, joder si duele...

10 comentarios:

Anónimo dijo...

no pierdas tu la esperanza, que eres la unica que me transmites eso, y yo creo que si te has comprado las botas de agua sera porque algo bueno queda.
Por favor que algo bueno pase, si te creo y lo creemos todos lo que te leemos.
Besotes Blanqui

Mylo dijo...

Sí, Blanqui, algo bueno queda, TODOS NOSOTROS que luchamos por este amor que, hoy por hoy, se nos plantea casi imposible.
Sé que lloverá, que habrá una tormenta descomunal, pero sabes? han pasado demasiadas cosas, demasiadas para mi gusto, que han corrompido eso tan bonito que Lucas y Sara habían forjado a través de los años. Espero que estos guionistas hagan creíbles las futuras tormentas porque las gotitas que han caído hasta ahora han sido de lluvia ácida (recuerda: momento sofá cruel, coche, etc..)

Anónimo dijo...

ya lo se pero, pero creo que la tormenta caera, tiene que caer, aunque le pese al Paquito chocolatero, que venga a fastidiar, al ver este bodrio de repeticion de he dado cuenta de que el unico que la ha fastiado es él.
Ademas tambien creo que estos guionistas no son tontos y saben donde tienen el filon.
Blanqui

Anónimo dijo...

ya ves que si duele, precisamente ayer hablé en mi fotolog del cambio del personaje de sara...ya no es una niña y eso va atado a que ya no viviremos la situaciones en las que que ella fuera una niña era algo destacable...estoy un poco desilusionada, la verdad pero mira, los soñadores no tiramos nunca la toalla ¿no?
parece ser que a partir de la semana k viene las cosas cambiaran un poquillo (recuerda que el propio Mario Casas dijo que su relación con Sara serviría para fortalecer lo que tiene con Lucas, y que a raíz del beso y de la aparición de Carlota habría más conversaciones entre el tito y Sarita...)
esperemos qe así sea...
mientrastanto seguiremos perdiendo la cabeza;-)
un beso wapa
me encantó hablar contigo otra vez



Nur

Cintia. dijo...

Pues sí que duele, sí. Y lo de la segunda temporada... es que es MUY difícil de superar. Cada momento es perfecto, y el listón está muy alto. Pero igual que crearon eso, sabrán arreglarlo, ya verás como sí. Y aunque todo haya cambiado, ellos se siguen queriendo, y acabarán llendo a Madagascar, celebrarán el 18 cumpleaños de Sarita... ya verás como sí... pero no pierdas la esperanza, que si no, lo perdemos todas... jijiji.

MUA! venga, ánimo, que a partir de la semana que viene, nos iremos alegrando un poquito más. Y no podremos olvidar todo lo de esta tercera temporada, pero nos iremos curando poquito a poco.

Blanca dijo...

No te hundas Mylo, si tú lo haces...al menos yo me hundiré también contigo, que me queda poco ya la verdad, no queda apenas nada para aferrarme e ilusionarme, porque seguro que todo lo que estamos imaginando que va a pasar, los guionistas no nos lo van a dar, y no sé si realmente habrá valido la pena "sufrir" como tontas y soñar como niñas, crear blogs, fotologs, videos, fics,...es que nos dieron tanto...

Cintia. dijo...

Ai, callad, callad, que me deprimo, de verdad. No creo que hayan creado esta historia, con lo genial que les quedó, para ahora mandarla a la m... ¿no?

Anónimo dijo...

Solo debes olvidarte de la tercera temporada, e imaginarte que nada de eso paso y que todo va a comenzar a ir bien de nuevo, y que este descanso de dos semanas, sea de reflexión para todos,y seguro que esa cupula podrida que tiene en sus manos nuestra serie nos va a traer pronto de regalo la ilusion del amor de nuevo, porque Lucas y Sara deben renovarlo y con mucha mas fuerza, fuerza que les ha dado las pasadas experiencia. El verdadero amor pase lo que pase nunca muere, asi que:
ARRIBA EL AMOR! y ABAJO LAS TRISTEZAS!
NANI.-

paovia dijo...

ya veras como todo vuelve mylo... ya lo veras... y entonces olvidaremos todo estos, porque somos como unas tontitas enamoradas a l que todo les parece un mundo y que con una sonrisilla se nos olvida todo... ya veras mylo, como juntas lo olvidaremos, ya lo veras...

Mylo dijo...

Gracias por los ánimos chicas. Los necesitaba mucho mucho... Hay días en los que todo lo veo negro, otros que es como un resplandor en la oscuridad y otros, como hoy, en los que simplemente no veo nada... Creo que el listón de la segunda temporada está demasiado alto, qué imágenes chicas, qué momentos... Los últimos que hemos tenido no les llega ni a la suela de los zapatos. Por eso me parece que cualquier chirivita que caiga nos parecerá una minucia... Espero que los guionistas tengan algo de indios, ellos sí que sabían como traer la lluvia.

Siempre mirando al cielo

Siempre mirando al cielo
Mylo

Todas las gotitas que mantienen viva mi esperanza...