9 de junio de 2007

¿Quién sabe dónde?


Había una vez una pelirroja algo amargada, guapa, eso sí, pero con una peonza como cerebro y una roca por corazón. La pobre chiquilla no tenía las cosas claras, era egoísta, falsa y, aunque no lo admitía, seguía enamorada hasta las trancas de un tito sexy y malote con el que había estado casada. Éste, a su vez, se encandiló de la pequeña de la casa, una auténtica Lolita de ojos vivarachos y voz dulce que consiguió su corazón con sólo 16 años de vida. Y cuánta vida.

Pero volvamos a la pelirroja amargada. Cuando se dio cuenta de que el que ella pensaba que era el amor de su vida, se enamoraba de su propia sobrina, empezó a pulular como cual mosca cojonera alrededor de la pareja, no obstante, no se salió con la suya, al menos, en un primer momento y decidió buscar a su próxima presa. El ojo derecho de su padre apareció en escena. Montoyita.
Ese joven atractivo pero algo rancio que había estado loco por ella, siempre en secreto. La invitó a cenar y pim pam pum, sin verlo ni vivirlo estaban liados y compartiendo casa y colchón. Ver para creer. La parejita se hacía arrumacos en las esquinas de la comisaría y nosotros sin darnos apenas cuenta. De nuevo Lucas se cruzó en el camino de Silvia y todo cambió. Sus neuras salieron a flote, la tonta del culo hizo todo lo posible para que la niña y el tito no estuvieran juntos y, de paso, jodió hasta lo más hondo su relación con el Montoyita. Pobre... Él, echo polvo, se lió con la furcia de la comisaria y la solitaria Silvia se fue con sus penas a otra parte. De repente, de buenas a primeras, zás! borrados del mapa. La putilla, gracias a las poluciones nocturnas de Povedilla, comenzó a salir en escena más que la parejita mal avenida.

Mientras, los televidentes contemplábamos, atónitos, cómo desaparecían de cada capítulo. Llevan una temporada con el embarazo y el papi no sabe que la célula es suya. Porque vamos, en un capítulo Silvi sale con un bombo de tres meses y en el avance del otro día tiene una tripa más plana que la tabla de planchar. Un poquito de por favor... Que el amor tiene que triunfar en todos lo flancos y no sólo en el de Lucas y Sara (aunque a veces también lo dude...) Volveeed, Silvia y Monti, volveeed. De verdad, pensé que nunca lo diría, pero os echo de menos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

tia, estoy llorando de la risa, eres la hostia de verdad...
ya veras como ahora te entra alguna niña de 12 años que es fan de silvia a decirte que no te pases! jajaja eso seria lo mejor...
pero tienes razon, en lo de la tripa y en lo de montoyita...¿te has enterado de kien es el corrupto? en el foro lo han puesto en spoilers, aunque dicen que es un poco dudoso;-)
nos vemos

Anónimo dijo...

nur:P

Mylo dijo...

jejeje, lo he leído ahora y la verdad es que no está mal, jajaja, yo también me meaba de risa. A veces tía, escribo sin parar y no me lo reviso y cuando vuelvo a leerlo me digo: estás loca!
jajaja, bueno, no sé si la pelirroja tendrá muchos fans, lo dudo, porque estarían más aburridos...Qué fuerte lo que dicen de Aitor en spoilers, y a mi que no me pega nada de malo, pero bueno, mejor! que le den con el rabo de la sartén.jajaja

Cintia. dijo...

Jajajaja, qué bueno. Yo a Silvia no la aguanto pero bueno, ya que está embarazada de Montoya, que acaben juntos.... :P

Siempre mirando al cielo

Siempre mirando al cielo
Mylo

Todas las gotitas que mantienen viva mi esperanza...